Así fue el ultimo adiós de Paúl (FOTOS)

“Dios te bendiga, hijo”. “Adiós, Paúl”. En el cementerio San José fue sepultado el estudiante de quinto año de Medicina de la Universidad del Zulia. Ayer llovieron flores, lágrimas y la voluntad de “no dejar las calles” sobre el ataúd de Paúl René Moreno Camacho, médico cirujano post mortem; título otorgado por la Facultad de Medicina al joven luchador e incansable. Al hermano «menor», al hijo de la familia Moreno Camacho.

Una multitud de parientes, de amigos, vecinos de San Jacinto, compañeros de estudios, profesores, dirigentes estudiantiles y políticos, despidió al “hijo maravilloso”, recordó Germán Moreno, su padre. “Que la sangre de mi hermano sirva para fertilizar el suelo de la nueva Venezuela que debe comenzar a nacer”, clamó entre lágrimas el periodista Carlos Moreno, quien viajó desde Europa más de 12 horas para dar el último mensaje al «consentido de mamá».

La intervención de los Moreno levantó consignas. Cantos. Con firmeza, Marlene Camacho, madre, acentuó: “Los quiero como mis hijos. Se ganaron todos una madre. No nos cansemos. Apaguemos esa cocina, dejemos ese lampazo, vamos a la calle. Tenemos el amor de Dios que no descansa. No podemos cansarnos, no lo vamos a permitir. Estamos luchando contra poderes feos, satánicos. Lo vamos a combatir con el amor de Dios”.

La masa de tricolor patrio le animó. Le pidió la bendición para luego marchar a las avenidas Delicias y Fuerzas Armadas, donde se concentró y caminó al lugar donde una “persona irresponsable” arrolló al “futuro de Venezuela”, precisó Germán. Ahí se sembró un árbol para que crezca.

“Yo no puedo pedir hoy aquí justicia a quien ha sido el arquitecto de la impunidad ni el productor en masa de dolor y llanto. ¡No! La justicia divina sí es perfecta”, reflexionó Carlos Moreno, mirando la fosa donde dejaría de ver a su “protegido. El consentido de la casa”. El hermano que nació un 23 de septiembre cuando él apenas tenía 13 años. Al pequeño, a quien vio por la red social cargar un niño entre brazos para protegerlo de las bombas lacrimógenas, mientras cooperaba con el grupo de socorristas Cascos de Cruz Verde.

“Mi hermano decidió su camino. Él quiso ser médico y hoy nos dan esa satisfacción. Él quiso ayudar a la gente y ayudó. Él quiso trabajar y trabajó. Él quiso salir por nuestra Venezuela y salió”, alabó Carlos. “Siempre” le escribía desde España a Paúl. A siete mil kilómetros de distancia le pedía: “Cuídate mucho”.

“Bravo Pueblo”

El himno nacional de Venezuela, Gloria al Bravo Pueblo, se cantó repetidamente. Desde la Capilla Velatoria Nuestra Señora de La Candelaria comenzó la entonación que continuó por seis horas recorriendo la iglesia, las calles de San Jacinto. Y prosiguió al camposanto, para finalizar en el sitio donde falleció el “héroe” de los estudiantes.  

Era el canto del dolor, de “fuerza”, y de la certeza de que la “lucha de Paúl no será en vano”, aseguró Germán Moreno. “Mi hijo dio todo por sus ideales, por querer una Venezuela mejor. Que el odio se convierta en amor”, reflexionó con voz pausada, minutos antes de salir junto al féretro escoltado por jóvenes de la Asociación de Scouts de Venezuela y estudiantes de Medicina, del grupo de auxilio y ayuda. 

“Tenemos que morir a los pecados, a nuestra sed de venganza, a la indiferencia, al descuido. Tenemos que meterlos en esta urna. En Venezuela mucha gente está vendiendo su país, su familia, su alma, su dignidad por dinero, por bienes. A vender su patria. Pidamos perdón por nuestros pecados personales, por los pecados sociales, por los pecados comunitarios”, inculcó Héctor Bermúdez, sacerdote del templo de La Candelaria, en la breve oración para el “descanso eterno” de Paúl.

La invitación de “dar gracias a Dios por tanto amor” porque existen “personas que están dispuestas a servir” como Paúl. “Gracias por sembrar ese amor en nuestros corazones. Que eso siempre sea lo que reine. Hagamos lo que hagamos, creamos en Cristo Jesús, que murió y resucitó. Porque siempre es misericordioso. Pidamos porque el proceso que estamos viviendo en nuestros país nos transforme en mejores ciudadanos”.

 

NOTIZULIA/LA VERDAD 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.