Aumento del salario mínimo alcanza para dos kilos de carne

Seis mil 667 bolívares diarios, 200 mil 21 bolívares mensuales, devengarán los venezolanos que ganen salario mínimo más cestatique a partir del 1 de mayo. Son Bs. 28 mil 954 menos de lo que se requiere de ingreso diario para que una familia pueda cubrir la canasta básica, que en el mes de marzo se ubicó en un millón 68 mil 643 bolívares, según el Centro de Documentación y Análisis de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM).

El presidente Nicolás Maduro anunció ayer un incremento del salario mínimo de 60 por ciento, así que el mismo pasó de Bs. 40 mil 638 a Bs. 65 mil 21. El aumento de Bs. 24 mil 383 apenas alcanza para comprar dos kilos de carne, que en el mercado se vende por encima de los 11 mil bolívares.

En el caso del cestatique, su cálculo aumentó de 12 a 15 Unidades Tributarias diarias (Bs. 300), por lo que el bono de alimentación aumentó de Bs. 108 mil a 135 mil. Y ahora podrá ser pagado en efectivo a los trabajadores. «Me han propuesto iniciar un proceso de liberación de cestatique y que sea depositado en bolívares, y lo he aprobado; para que nadie le robe su cestatique a nadie, porque cobran 15 y 20 por ciento», dijo el mandatario nacional en su programa Los Domingos con Maduro, y cuyo anuncio fue transmitido en cadena de radio y televisión.

El nuevo incremento beneficia también a los pensionados y se debe aplicar a las tablas laborales de la administración pública.

Maduro informó que los pensionados recibirán desde este mes un bono de 30 por ciento del salario, 19 mil 506 bolívares; por lo que los beneficiarios del Seguro Social cobrarán 84 mil 427,40 bolívares por mes.

Más inflación

El aumento salarial número 15 del gobierno de Maduro traerá inflación, desempleo y presión sobre la tasa de cambio no oficial del dólar, según aseguró el economista Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica. «Por anuncios como hoy (ayer) es que el tipo de cambio paralelo no baja. Se agacha para tomar impulso».

El economista José Guerra, diputado de la Asamblea Nacional, explicó que el anuncio presidencial no significa un aumento salarial, porque 60 por ciento otorgado está por debajo de la inflación de 65 por ciento que se acumuló en el primer trimestre del año. «Hay una absoluta desprotección al trabajador. Apenas 33 por ciento de su remuneración es salario y 77 por ciento bonos sin impacto en bienestar», escribió en su cuenta en Twitter el exdirector del Banco Central de Venezuela (BCV).

Oliveros explicó en la red social Twitter que sin una devaluación de la moneda y con el incremento salarial, los bolívares saldrán de la imprenta del BCV.

Ecoanalítica, empresa de análisis de entorno macroeconómico, alerta que el aumento salarial -que se «hace en medio de una prolongada recesión (3 años), crisis política-institucional y una inflación crónica»- tendrá un impacto directo en los costos para el sector privado, que se maneja en un entorno de caída del consumo y bajas en volúmenes de ventas.

«Dentro de las empresas privadas, las más vulnerables son las pequeñas y medianas empresas, donde los costos laborales son significativos. Dentro de los sectores, el comercial es el más afectado. Aumentando la presión sobre la informalidad y el desarrollo de mercados negros».

 

NOTIZULIA / La Verdad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.