¡Feliz 451 aniversario a Santiago de León de Caracas, la Capital!

¡Feliz 451 aniversario a Santiago de León de Caracas, la Capital!

El 25 de julio de 1567 (451 años) fue fundada, por el capitán español Diego de Losada, la ciudad de Santiago de León de Caracas, nombre oficial de la capital de la República de Venezuela, y principal centro administrativo, financiero, político, comercial y cultural de la nación.

Se encuentra ubicada en la zona centro-norte costera del país, a 15 km de la costa del mar Caribe y se sitúa dentro de un valle montañoso a una altitud promedio de 900 m sobre el nivel del mar (s. n. m.)

El Parque nacional Waraira Repano, conocido como el cerro Ávila, es su mayor pulmón vegetal y accidente geográfico que separa la ciudad del litoral central, con el cual se conecta a través de la autopista Caracas-La Guaira, que conduce al estado Vargas así como al principal aeropuerto internacional y al segundo puerto del país a orillas del mar Caribe.

A Santiago de León de Caracas se le conoce simplemente como Caracas, así se le ha simplificado su tamaño nombre, y el término “Caracas” proviene de la tribu que ocupaba el espacio conocido como El Valle, que era reconocido a su vez como El Valle de Los Caracas, tal como llamaban a los aborígenes que entonces poblaban ese espacio territorial.

Sin dudas, y a pesar de la catástrofe política, económica y social que padece Venezuela, la ciudad de Caracas fue construida con principal ahínco en los años 50 y 60 con una importante proyección hacia el posmodernismo. Caracas es una inspiración de París, capital de Francia. Muchas de sus emblemáticas obras, hoy ya trascendidas por la posmodernidad y las nuevas tendencias del urbanismo contemporáneo, fueron diseñadas por el afamado arquitecto venezolano-inglés Carlos Raúl Villanueva.

Por muchos años, fue Caracas la más moderna y pujante capital de América Latina hasta que el progreso se detuvo y la ciudad cayó en la telaraña de la corrupción, la delincuencia y la indiferencia de gobernantes.

Pese a que hoy, Caracas luce vieja, destartalada, sucia y “ranchificada” con niveles de pobreza quintuplicados y con un urbanismo desactualizado, Caracas sigue mostrando un rostro de capital imponente, pues guarda en sus viejas obras arquitectónicas una proyección y una imponencia que no perderá fácilmente.

Su aeropuerto, por ejemplo, que fuese para la época de sus inicios el más moderno y grande de Latinoamérica, hoy en día está conceptuado como de los más pequeños y en peores condiciones de todo el continente.

El cinturón de miseria de Caracas no ha hecho sino crecer, solo que ahora les pintan las casas a los pobres como quien le lava la piel a los mendigos y nada más.

En Caracas, como en toda Venezuela, la clase media, pujante, trabajadora, integrada por profesionales y técnicos con una envidiable educación, capacitación y preparación, hoy está empobrecida y sumida en niveles de supervivencia.

Dos de los peores problemas de una ciudad cuyo crecimiento organizado se detuvo para dar paso a la anarquía urbana, son la movilidad y la inseguridad. Caracas es considerada de las ciudades más peligrosas del planeta y está entre los primeros lugares.

Los niveles de violencia en Caracas no son medibles. La gente muere en Caracas como si padeciera lo que padecen los que viven en Siria, por ejemplo, una permanente guerra bélica.

Sin embargo, Caracas no pierde su belleza. El este de Caracas es sin dudas digno de recorrer con enormes centros comerciales, hermosos y gigantes rascacielos, un cinturón de restaurantes de primera, hoteles de lujo, comercios de magnificencia arquitectónica, sistema de autopistas y calles de primer nivel –construidos en los 50 y 60- y un sistema Metro que llegó a ser el mejor del planeta, pero que hoy se cuenta entre los de peores condiciones.

Caracas es una ciudad “apiñonada” su crecimiento urbano no ha sido proporcional a su crecimiento poblacional. Pese a que el Gobierno ha implementado el sistema de viviendas enmarcados en el programa social Gran Misión Vivienda Venezuela (GVV) Caracas sigue siendo una ciudad “apiñonada” y una de las capitales más pequeñas del mundo en comparación con los límites del resto de las capitales y respecto al tamaño del país que representa.

Caracas ha sido y sigue siendo escenario de diversas actividades, siendo las más significativas las políticas, económicas, comerciales y culturales. El deporte también se vive con pasión en Caracas. La ciudad cuenta con dos equipos de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP) la principal institución deportiva del país, cuenta con tres clubes de fútbol de la Liga Futve y con dos clubes de baloncesto de la Liga Profesional de Baloncesto (LPB) Cuenta además con una infraestructura deportiva que llegó a integrar, en su época de inaugurada, las instalaciones deportivas de mayores dimensiones en Latinoamérica, pero que han sido superadas con creces con el pasar del tiempo y los avances del urbanismo mundial.

En Caracas se practica todo tipo de deporte, incluso Rugby y existe todo un sistema de cultura bien definido y establecido.

Caracas ha adolecido de organización y reestructuración urbana que la haga una ciudad más vivible cuya movilidad debe sufrir grandes transformaciones, ha adolecido además de la voluntad política para hacerla crecer organizada y armónicamente. La belleza de Caracas, que entremezcla el concreto y el hierro de lo hecho por el hombre con los hermosos paisajes naturales que atesora, se sigue mostrando tras la desidia y la dejadez de sus gobernantes, tras el hambre y la miseria de la gran mayoría de sus habitantes y tras el empobrecimiento de la clase media y trabajadora, traducido además en un estancamiento apreciable en materia de infraestructura urbana.

Caracas arriba a 451 años en medio de la peor crisis que ha padecido Venezuela en su historia republicana. Crisis para la cual hay centenares de miles de explicaciones ideológicas, pero ninguna solución.

¿Cómo decir Feliz Cumpleaños Caracas, sin sonar burlesco y malintencionado? Con la convicción de que a pesar de los golpes, de la crisis y de la realidad, Caracas sigue en pie y los caraqueños manteniéndola viva, por eso vale la pena decir ¡Feliz Cumpleaños Caracas!

NOTIZULIA / Redacción

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.