¡La dinastía del Mundial!

¡La dinastía del Mundial!

Qatar 2022: sombras y secretos de la poderosa familia real

Notizulia / Deportes /

Con los billetes del petróleo y el gas, tienen más propiedades en Londres que la reina de Inglaterra. Progreso inédito, golpes de palacio y ovejas negras.

Del 21 de noviembre y hasta el 18 de diciembre, gracias a la realización del Mundial de Fútbol 2022, Qatar será el centro de la atención planetaria, un protagonismo inimaginable para un país que tiene la superficie de la provincia de Tucumán, quienes a mediado del siglo XX subsistían con una modesta economía basada en el pastoreo, la pesca a baja escala y la recolección de perlas.

La historia tuvo un giro en 1940 con el descubrimiento en su territorio de enormes yacimientos de petróleo y gas. Y otro más en la década del noventa, cuando la dinastía quedó en manos de un jeque que salió a comerse el mundo. Hoy, Qatar es sinónimo de progreso en tiempo récord y billetera inagotable. aunque hay mucho más que eso.

Para empezar, habrá que decir que no todo brilla en esta Copa del Mundo. La obtención de la sede estuvo rodeada de sospechas (con el escándalo de corrupción del FIFAGate de por medio) y fue seguida por graves denuncias de Amnistía Internacional.

La organización de derechos humanos alertó sobre los abusos sufridos por los trabajadores migrantes que fueron contratados para construir la infraestructura necesaria para la cita máxima del fútbol.

“Todo el planeta debe saber que el Mundial del 2022 se jugará en estadios manchados con sangre”

Comentó Amnistia Internacional

Con todo esas situaciones y comentarios al respecto, Qatar se convertirá en uno de los países más jóvenes, el primero del mundo árabe, en ser anfitrión de un Mundial de mayores (en 1995 organizó el Sub 20, ganado por la Argentina). La pelota jamás se detiene.

Qatar – geográficamente

Erase una vez

Esta nación de la Península Arábiga vivió, por un lado, un gran crecimiento económico basado principalmente en la explotación petrolífera y del gas natural, y por el otro, cambios significativos en términos políticos.

La dinastía Al Thani, que gobernó Qatar durante los últimos 150 años, ingresó en una nueva etapa en 1995, cuando accedió al poder Hamad bin Khalifa Al Thani, quien depuso a su propio padre, Khalifa, en un golpe no violento.

“Es una familia que en un inicio gobernó un pedazo de tierra bastante pequeño e insignificante, que a menudo era visto como una pequeña provincia de Arabia Saudita, pero que luego logró forjarse una posición en esa región de gigantes”

Explicó el experto en medio oriente Peter Salisbury

El historiador hizo referencia al historial intrascendente que tenía este territorio en el Golfo Pérsico hasta el cambio de mando. Pese a estos humildes inicios, en la actualidad Qatar tiene uno de los ingresos per cápita más altos del mundo y el mayor de Asia.

Bajo el reinado de generaciones anteriores, este pequeño país no llamaba la atención y sostenía una postura más bien aislacionista, centrada en mantener la paz interna y las buenas relaciones con los vecinos. Pero a partir de la llegada de Hamad bin Khalifa Al Thani, Qatar comenzó a perfilarse en el escenario internacional de otra manera y a crecer como potencia regional.

Una de las primeras medidas del jeque Hamad fue acelerar el desarrollo de las reservas de gas natural, y a finales de los noventa Qatar comenzó a exportar gas natural licuado por primera vez en su historia. Así, un país pobre en sus orígenes, se convirtió en el principal exportador de GNL del mundo.

Todo se debió a la visión del nuevo mandatario, ya que la licuefacción era una tecnología poco desarrollada en aquella época, pero debido a esta apuesta hoy los qataríes tienen toda una industria pesada vinculada al gas natural licuado.

Por supuesto que el crecimiento económico bajo la nueva gestión no pasó inadvertido en los otros países del Golfo, en donde el estilo personalista y llamativo del joven emir contrastaba con el del padre, más sosegado y conservador, y es por ello que hubo varios implicados en el intento de un contragolpe de Estado para reinstalar al jeque Khalifa.

Las ideas de Hamad también hicieron que el país diversificara sus inversiones en horizontes poco convencionales hasta ese momento, incluyendo negocios inmobiliarios y el financiamiento del canal de televisión Al Jazeera. Luego, a través de su hijo, llegaría al deporte.

Pese a ser una ex colonia del Reino Unido, paradójicamente, Qatar lidera el mercado inmobiliario en Londres, donde ha invertido en la última década más de 50.000 millones de dólares en infraestructura, propiedades de lujo y bancos.

Las inversiones comprenden la exclusiva tienda Harrod’s, varios hoteles, The Shard (el rascacielos más alto de Europa), la Villa Olímpica, el 8% de la Bolsa de Valores de Londres, un porcentaje similar del banco Barclays, el 25% de la cadena de supermercados Sainsbury’s y una participación en el complejo empresarial Canary Wharf. En total, los Al Thani tienen más propiedades en Londres que la misma reina Isabel II.

Finalmente, bajo el mandato Tamim bin Hamad Al Thani (cuarto hijo de Hamad), se dio una impactante expansión en el ámbito deportivo, con la construcción de estadios modernos y con la compra o esponsoreo de clubes reconocidos globalmente, como el Barcelona, el Bayern Munich, el PSG, el Málaga y, más recientemente, el Arsenal.

Sheikha Moza Bint Nasser al-Misnad (izquierda), madre del actual emir, en una presentación pública en Holanda, en 2013.

La fascinación por la cultura extranjera también se vio representada en la educación superior que recibieron los varones de la familia. Mientras que los dos hermanos mayores del actual emir asistieron a universidades de élite como Harvard y Georgetown, y su madre Sheikha Moza bint Nasser estableció un enorme complejo universitario en Qatar, el príncipe qatarí Khalid bin Hamad bin Khalifa Al Thani, eligió Los Ángeles.

Sin embargo, la idea del joven príncipe, llegado al campus de la USC en 2011 en jet privado, no era tanto estudiar como disfrutar de pasar el tiempo con modelos y actrices e ir de fiesta en fiesta.

De hecho, un perfil publicado por el diario Los Angeles Times da cuenta de la ostentosa vida –rayana en lo obsceno– que el joven llevaba en el hotel Beverly Wilshire, con una flota de coches de lujo y sirvientes a su disposición. ¿Méritos académicos? Vidriosos.

Mientras estuvo instalado en el Wilshire, sus mayordomos vivían en habitaciones de 600 dólares la noche y el resto del servicio completo que lo asistía cenaba en el restaurante del hotel.

Se rumorea que el príncipe pudo comenzar como estudiante transferido de la USC luego de que la universidad recibiera una importante donación de la Fundación Qatar para su centro de investigación en la isla Catalina.

Cabe aclarar que, gracias a la madre del príncipe, Qatar ha otorgado más de mil millones de dólares a universidades estadounidenses, convirtiéndose en el mayor mecenas extranjero de la educación universitaria de los Estados Unidos, por más insólito que suene.

Una vez dentro de la universidad, Khalid tampoco tuvo que atenerse a las normas como los demás estudiantes gracias a “arreglos especiales” con la administración. El joven tuvo permiso para saltarse clases y se le otorgó una maestría en un período de tiempo inusualmente corto y durante el cual se encontraba de vacaciones por Europa. Hubo falsificación de documentos, regalos inapropiados y mucho más.

Fanático de la Fórmula 1, el príncipe invirtió una fortuna en la escudería Al-Anabi Racing con la intención de promover la imagen qatarí en la escena automovilística.

La historia pegó un vuelco macabro cuando Khalid fue acusado en los Estados Unidos de numerosos y graves delitos, incluyendo intento de homicidio, violación, secuestro, sodomía y más. La demanda civil de 137 páginas fue obtenida por el periódico británico DailyMail, quien publicó fragmentos en 2020 generando un tremendo escándalo.

Uno de los demandantes, Terry Hope, empleado del príncipe, lo acusó de haberle ordenado en reiteradas ocasiones asesinar al dueño de la liga americana de carreras, a quien consideraba rival, y a su esposa. Hope se negó pese a que se le ofrecía una cuantiosa suma y, asegura, fue acosado y amenazado.

Además, hay otros testigos de golpizas y hasta ataques sexuales a escorts masculinos, que fueron descritos con detalle en el Daily Mail, y luego reportados por los principales portales del mundo árabe.

La mayoría de los demandantes son ex empleados que dan cuenta del comportamiento violento y hasta sádico del príncipe, que se la pasaba días sin dormir, yendo de fiesta en fiesta, contratando prostitutas y acompañantes masculinos y amenazando de muerte a todos.

El jeque. Tamim bin Hamad Al Thani. Puso la mira en el deporte